Blog - HABITALE DOPICO

HABITALE DOPICO, la inmobiliaria que responde
Vaya al Contenido

¿Qué licencia necesito para reformar mi casa?

HABITALE DOPICO
Publicado por en reformas ·
Es importante pensar qué tipo de reforma queremos hacer en nuestra vivienda y poder ir definiendo así nuestras futuras necesidades. Podemos agrupar las posibles reformas de viviendas en tres tipos diferentes: 1º) decoración y acabados, 2º) distribución e instalaciones o bien 3º) ampliación de vivienda y elementos estructurales.
 
En el primer caso generalmente se consideran reformas de obra menor, que pueden precisar de una licencia de obra menor o, simplemente, de un acto comunicado, aunque siempre debemos cerciorarnos de ello previamente en el Ayuntamiento, como por ejemplo cambiar la pintura, instalar una nueva tarima en el solado de nuestra vivienda, cambiar las puertas interiores, renovación el mobiliario de cocina, o bien cambiar el baño de nuestra vivienda.
 
Para el segundo, por ser de mayor envergadura, deberemos asegurarnos de si se pueden realizar, por lo que en la mayoría de los ayuntamientos nos solicitarán una licencia de obra mayor y un pequeño proyecto para poder realizarlas firmado por el técnico competente según sea el caso: ingeniero, instalador cualificado, arquitecto técnico…. Este sería el caso, por ejemplo, de si quisiéramos mejorar la instalación eléctrica de casa, cambiar la del gas general o incorporar una serie de nuevos circuitos de agua, saneamiento o calefacción que puedan repercutir en el edificio.
 
Para el tercero será preciso encargar un proyecto redactado por un técnico competente, arquitecto o arquitecto técnico, para solicitar la licencia de obra mayor para ejecutar las obras a realizar, siempre y cuando cumpla con la normativa municipal vigente y así evitar gastarnos el dinero en obras que no cumplan con la legalidad y al final encontrarnos con un grave problema. Este tipo de obra se produce cuando vamos a realizar el cerramiento de una terraza, la construcción de un anexo a la misma, o bien si vamos a abrir un hueco en un muro de carga de la edificación o perforar el forjado para comunicar dos pisos superpuestos.
 
Deberíamos acudir al Ayuntamiento o a su página web municipal para cerciorarnos de la documentación necesaria, formularios precisos en cada caso, normativa referente a la casa, posible protección arquitectónica del edificio y, por supuesto, el tipo de licencia necesaria y sus requisitos.
 
El coste de la licencia municipal dependerá del tipo de obra a ejecutar, según lo mencionado anteriormente. Lo más habitual es que la cantidad se abone al solicitar la licencia y, posteriormente, el impuesto sobre instalaciones, construcciones y obras (ICIO) se pague una vez concedida la licencia. El importe suele ser del 4% del presupuesto de la obra.
 
Posteriormente deberíamos solicitar la licencia de ocupación de vía pública para colocar el contenedor o saco de escombros que dé servicio a la obra. Esta licencia suele ser una tasa diaria por cada día de ocupación, que varía en función de cada ciudad, y que no suele estar incluida en el presupuesto de obra. Algunos Ayuntamientos solicitan una fianza que retienen hasta que el constructor entrega un certificado del correcto reciclaje de los escombros producidos en la obra.
 
Aunque no sea necesario el proyecto, contar con el apoyo de un técnico para la gestión de la licencia puede ser de gran utilidad, ya que conoce el procedimiento, los formularios y la manera de completarlos; además encargarse de redactar una breve memoria o los planos que pida el Ayuntamiento. Todo ello con la tranquilidad que supone saber que el trabajo lo ha realizado un profesional que estará durante todo el proceso de obtención de la licencia.
 
Tampoco hay que olvidar ponerlo en conocimiento de la comunidad de propietarios. Además, si la reforma afecta a las zonas comunes o terrazas, puede que sea necesaria una aprobación unánime por parte de los vecinos.
 
Otra cuestión importante que ayudará a sufragar tanto gasto de licencias es conocer si hay subvenciones o ayudas para reformar la casa. A veces está en una zona histórica, o bien se trata de adaptar el piso a una persona con discapacidad; o también puede llevar pareja una mejora en la eficiencia energética. En estos casos hay ayudas, que casi siempre dependen de las comunidades autónomas o los ayuntamientos. Conviene informarse antes de empezar la obra, ya que algunas no se conceden si ya se han comenzado los trabajos.



©  2018  HABITALE DOPICO

Regreso al contenido