Blog - HABITALE DOPICO

HABITALE DOPICO, la inmobiliaria que responde
Vaya al Contenido

El coche eléctrico y los garajes comunitarios

HABITALE DOPICO
Publicado por en coche electrico ·
Si tienes una plaza de garaje sin enchufe puedes considerar las diferentes posibilidades de instalación de un punto de recarga en el garaje. La instalación no es tan complicada como puede parecer, no necesitas una potencia especial y tampoco es tan cara. Aunque sea una inversión a tener en cuenta algunos concesionarios subvencionan con una cantidad económica ese punto de recarga que instales, o bien te hacen un descuento equivalente por ese importe si ya tienes enchufe.

Como estamos hablando de tener que realizar una instalación en un elemento común que se comparte con otros propietarios, solo es necesario informar por escrito al presidente de la comunidad o al administrador de la finca, de que se va a realizar la instalación, y guardar copia del documento con fecha y sello o firma, sin esperar a someter la instalación a la aprobación de una junta de propietarios.
 
Tras la entrada en vigor el 31/06/2015 de la ITC-BT-52, sobre “Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos”, se determinan las diversas maneras de proceder:
 
·         Desde nuestro contador eléctrico
 
Si el garaje es del mismo edificio en el que vivimos, lo más razonable es realizar una derivación de nuestra instalación eléctrica individual hasta la plaza de garaje, aprovechando el mismo contrato de suministro eléctrico de la vivienda. Aquí hay dos opciones:
 
1.      realizarla desde el propio contador de nuestro suministro eléctrico,
 
2.     o bien realizarla desde el cuadro general de mando y protección de nuestra vivienda.
 
La ventaja de la primera opción es que la instalación es más barata al tener menos metros de cableado desde el contador, normalmente en planta baja, hasta el punto de recarga. Esta opción requiere de contador eléctrico digital o electrónico.
 
Aunque la segunda opción sea más cara pues necesitamos más metros de cableado, sin embargo permite tener el control directo de la línea, pues se instalaría allí el interruptor automático y el interruptor diferencial, o incluso un pequeño contador, programador, etc.
 
·         Desde el contador eléctrico del garaje
 
Si la plaza de garaje no está en el mismo edificio en el que vivimos o bien si no es posible realizar la derivación desde el contador del propio usuario, se puede hacer la derivación desde el contador eléctrico del propio garaje.
 
En este caso se hace imprescindible un contador secundario en la derivación, que servirá para que la comunidad de propietarios del garaje cobre al usuario la electricidad que consuma su punto de recarga.
 
Para este caso, obviamente, no es suficiente con informar a la comunidad de propietarios solamente, sino que ésta deberá aprobarlo.
 
Deberá ejecutarse un nuevo circuito con su propia línea específica hasta el punto de recarga, no pudiéndose utilizar el trazado eléctrico existente del garaje.
 
·         Con un nuevo suministro
 
Esta solución parece más indicada para grandes garajes, en donde vaya a haber muchos puntos de recarga, o en aquellos que no están en el mismo edificio que la vivienda de los usuarios.  En este caso se contrata de un nuevo suministro eléctrico, con el coste fijo mensual correspondiente, y con su esquema colectivo o troncal con un contador principal del que se derivan tantos contadores secundarios como puntos de recarga sean necesarios.
 
Hay un par de variantes de este sistema:
 
1.      el Gestor de Carga, es una empresa que, sin ser una compañía eléctrica, se ocupa de soluciones de recarga de vehículos eléctricos y puede revender electricidad. En este caso se paga el servicio, además del consumo mediante soluciones tipo "bono" o tipo "tarifa plana", según el caso.
 
2.     Contratación de la línea y el suministro por parte de un particular.
 
 
En consecuencia, la decisión final quedará en manos del consumidor, que podrá optar por cualquiera de las soluciones, a la vista de la situación concreta de la instalación, el distribuidor de la zona o en función de las ofertas que pudiera formular el suministrador.
 
 
¿Es muy complicada la instalación?
 
En principio para un punto de recarga normal, o de recarga lenta, a 16 A y unos 3,6 kW de potencia, no es obligatorio contratar un suministro específico, aunque si deberá realizarse siempre por un instalador electricista autorizado y conforme al REBT, de modo que se garantice la calidad y seguridad de la instalación.
 
Hay que tener presente que todos los costes de la instalación los deberá pagar el usuario de ese punto de recarga, y que no puede causar daños a las instalaciones o elementos comunes del edificio, y en caso de que algo se dañe debido a la instalación, deberá hacerse cargo.
 
Para realizar la instalación monofásica (fase, neutro y toma de tierra) hasta la plaza de garaje, la cual es algo relativamente simple, deberemos utilizar conducciones de plástico no propagadores de la llama en los tramos descubiertos, o espacios para realizar las conducciones ocultas por patinillos, falsos techos o también las conducciones sobredimensionadas existentes
 
Una vez que el cable ha llegado a la plaza de garaje, allí se colocará un cuadro de mando y protección, con interruptor diferencial y con interruptor automático magnetotérmico, además de otros elementos si se consideran necesarios, y la base mural de recarga (el wallbox), el cual se recomienda que tenga un sistema antirrobo de consumo mediante una llave o mediante una tarjeta identificativa RFID.
 
La instalación no es tan complicada como puede parecer, no necesitas una potencia especial y tampoco es tan cara.



©  2018  HABITALE DOPICO

Regreso al contenido